Yoga

Propongo el trabajo de Yoga, porque con su práctica podemos establecer contacto con el origen de nuestros problemas y sus soluciones, tendremos la posiblidad de sentir nuestras limitaciones y percibir las energías que logran desbloquearlas, o sea, la práctica nos expondrá al origen y causa de "nuestros conflictos" esto es, con nosotros mismos.
Podemos decir, bajo esta óptica, que la práctica de Yoga, es un diálogo con aquel desconocido que maneja arbitrariamente nuestras vidas, con esa persona que tantas veces ignoro, que tanto temor me inspira, y que verdadera y profundamente SOY.
Gracias al Yoga podemos desandar los caminos que nos han alejado de nosotros mismos. Vamos por la vida buscando por todas partes, aquello que vive y nos reclama desde lo más profundo de cada uno de nosotros. Pues cada práctica es una oportunidad de volver, integrando nuestro mundo físico, emocional y mental, hacia nuestra verdad, en un eterno presente.
En época de tantas cosas en crisis, con tantos problemas sin solución quizás sea un buen momento para realizar cambios, y en lugar de buscar nuevas respuestas, damos una oportunidad para hacernos nuevas preguntas.
Alberto Iriart
Ante la pregunta de por qué el Yoga, al proponerlo como un camino científico en respuesta a los desafíos de nuestra vida moderna, creo que pasaría horas dando respuestas sin llegar a una que sea total o definitiva.
Es que este antiquísimo método del Yoga, está hecho a la verdadera medida del hombre, y su fin es darle los medios necesarios para descubrir su tarea en este tiempo y lugar donde vive su existencia, prepararlo para realizar el camino de su vida, esta enigmática marcha, cuya meta siempre será un horizonte.