Sexología

"El Sexo con el Corazón Averiado"

¿El hecho de tener una afección cardíaca significa que ya no puedo disfrutar del sexo?
Cuando en una pareja, uno de los dos enferma de problemas cardiovasculares, se produce un temor intenso a mantener relaciones sexuales, pensando en los riesgos que esto podría ocasionar. Este temor se presenta en ambos miembros de la pareja y constituye un agravante de una situación ya de por si difícil.
El impulso sexual, el deseo, no disminuyen en estos casos por la propia enfermedad, pero estos pueden verse deteriorados por la depresión y el temor que habitualmente conllevan las enfermedades de este tipo. Cuando ese impulso existe, se siente la necesidad de desarrollarlo y esto produce dudas y temores.
Debemos tener en cuenta, ante todo, de qué tipo de enfermedad se trata y cual es la repercusión en el organismo, como así también los medicamentos utilizados para el tratamiento. El cardiólogo hará los exámenes y estudios necesarios para determinar el grado de afección, pero en líneas generales, nosotros podemos decir, que una relación sexual lenta, no atlética, no es más peligrosa para el corazón que subir dos pisos por escalera. Así es que si una persona puede caminar con rapidez o subir escaleras sin dificultad, el coito no debería causarle problemas.
arriba
sufrir la muerte repentina durante el sexo extramarital que durante la relación con sus esposas y quizás esto ocurra porque los encuentros extramaritales incluyen frecuentemente una cena copiosa y alcohol, como asimismo, niveles más alto de estrés o de excitación.
Con respecto a la masturbación, tiene la ventaja de tener el control absoluto del ritmo, hasta llegar al orgasmo. Es por esto que sugerimos que comience masturbándose solo, si tiene aprensión sobre la reanudación de la actividad sexual.
Hay otras cuestiones a considerar en muchos casos hay dificultades en la erección o en la eyaculación, sea por la misma enfermedad o por la medicación. En estos casos habrá que evaluar detenidamente las posibilidades y la conveniencia o no de solucionar estas cuestiones.
Siempre debemos tener en cuenta que una relación sexual plena y satisfactoria, no implica necesariamente una penetración. Si es muy importante en estas afecciones como para todas las personas, una sexualidad satisfactoria. Esto favorece la recuperación, tanto por el ejercicio físico que supone como por el placer compartido, que otorga al organismo una mayor vitalidad.
Todo esto es en líneas generales y cada caso debe ser evaluado en su justa medida. Consúltelo con su cardiólogo, pero nunca acepte la opinión de que Usted es demasiado/a viejo/a o esta demasiado enfermo para preocuparse por el sexo. Siempre existe una satisfacción que puede tenerse, aún en los casos más graves.
Yo siempre les digo a mis pacientes que una caricia, una mirada, un tomarse de la mano, un estar juntos simplemente. . . . Todos son goces y por lo tanto componentes importantes de la salud física y de la curación de la enfermedad.
Hebe Catinelli
Médica Sexóloga
Les damos algunas recomendaciones: No coma comidas copiosas ni beba alcohol previo a las relaciones. Si se presentara algún dolor o molestia durante la misma, suspenda y descanse, previo a iniciar un ritmo más lento.
Hay estudios que sugieren que los hombres tienen mayor probabilidad de