¿Te recordás . . . de aquel día que tuviste que ir a pedir la mano de tu novia?

Te cuento porque tuvimos que pasar por esa experiencia: La tradición ya perdida de Pedir la Mano de la mujer se relaciona con la costumbre de unir las manos derechas del matrimonio en la Antigua Roma, en la que la Señorita pasaba de las manos de su padre a las del futuro esposo.
Esta ceremonia imitación de venta en la cual el novio daba al padre una moneda, y este entregaba a su hija, o sea que la liberaba de sus manos y la transfería a las manos del esposo.
En la actualidad, en la boda, el padre entrega la novia al futuro marido. Sería interesante que al leer esta nota, puedas comentarlos con tus hijos, tus amigos. Que lindo recordarlo.
¡Que momento!
- Recuerdo que el padre de la persona que fue mi esposa, justo ese día estaba con un cólico renal. Imagínate que ambiente había en la casa. . .

¿Y el tuyo, como fue?

Si deseas compartir tu historia con los Amigos del Club “Abriendo Puertas” envianos un e-mail a CEPLA