por Jorge Petroff
Leonardo Da Vinci
(Vinci, actual Italia, 1492-Clos Lucé, Francia,1519) Pintor, escultor, ingeniero y erudito italiano. Hijo natural de un terrateniente de la localidad de Vinci, en los Apeninos, a los dieciseis años se transladó con su padre a Florencia donde ingresó en el taller de Varrocchine. Allí aprendió pintura y escultura y hacia el 1473 coloboró con su maestro en su importante Bautismo de Cristo.
En 1481, cuando ya se había establecido por su cuenta, los monjes del convento de San Donato de Spoleto le encargaron la Adoración de los Magos, en ella ya aparecen los principales ragos innovadores de la pintura de Leonardo.
En 1492 al enterarse que Ludovico "El Moro" queria levantar una estatua en la memoria de su padre, se transladó a Milán para ofrecerle sus servicios; obtuvo el encargo, lo cual le proporcionó bienestar material. Para el duque de Milán realizó trabajos de diversa índole, sin abandonar en ningún momento la pintura, de hecho en esta etapa de su vida corresponden dos de sus mejores creaciones: La Virgen de las Rocas, donde el magistral empleo de la luz crean una atmósfera irreal tan características de su estilo, y de la Ultima Cena, fresco que marcó la consagración definitiva del maestro. La caida del ducado de Milán en 1499 significó el fin de una etapa en la vida de Leonardo. Marchó hacia Mantua, a la corte de Isabel de Este, después se transladó a Venecia (1500), a Romana (1502) para finalmente regresar a Florencia, donde dio muestras de la madurez de su arte en una serie de obras geniales, entre las que se destacan La Gioconda y Leda y el cisnes.
Tras fracasar su projecto del desvio del curso del Arno, volvió a Milán donde realizó una estatua escuestre para la tumba de Trivulzio (1511-1512). Después se marchó a Roma, donde permanció dos años, y en 1516, por invitación de Francisco I, se transladó a Francia. Pasó allí sus últimos años en el castillo de Clos-Lucé, cerca de Amboise, donde se dedicó a sus investigaciones y realizó proyectos arquitectónicos para el rey francés. Ninguno de sus proyectos en arquitectura o escultura llegó a concretarse, de manera que se conocen sólo a través de sus dibujos o croquis. La personalidad de Leonardo, sin embargo, supera ampliamente sus facetas artísticas. Se lo puede considerar como el máximo exponente del universalismo renancentista ya que sus intereses cubren casi todos los campos del saber, se destacó como inventor, llegó a construir un traje de buzo, y son célebres sus experimentos con máquinas voladoras que, a pesar de su fracaso práctico, adelantaron muchos aspectos de la aerodinámica. Sentó asimismo las bases de la hidraúlica y se destaca sus aportes a campo de la anatomía, pues estudió la circulación sanguinea y el funcionamiento del ojo, también brindó aportes a la meteorología donde anticipó la influencia de la Luna sobre las mareas y las teorias modernas acerca de la formación de los continentes.
Cleopatra - Leonardo Da Vinci - Platón - Albert Einstein - Aristóteles - Sigmond Freud - Tutankamon - Santo Tomás de Aquino - Salomé - Marilin Monroe -Galileo Galilei