Invócame y juntos encontraremos el camino de la concentración.
Sólo te pido que busques un lugar tranquilo de tu casa o de tu trabajo. Relaja tu cuerpo físico y mental, permanece 3 minutos, sugiero que pienses muy bien como son tus días - tus actividades, si sos o no organizado, disciplinado, etc.
Preguntate si sabes reunir tus fuerzas para colocarlas en el lugar y en el momento justo? La concentración no es en esencia una manera de “hacer”, sino más bien es una forma de “ser”.
Para lograr la concentración debes estar unificado en tu Yo Interior. Recuerda siempre las siguientes pautas:
- Nunca trates de realizar las cosas superficialmente, comprometete con los temas.
- Trata de limpiar y ordenar todo lo que tienes a tu alrededor. Para que no distraigas tu mirada, tus pensamientos como así también tus sentimientos.
- Si es necesario corta toda situación que te pueda distraer. Un árbol para que de buenos frutos, en el momento justo lo tenemos que podar.
- Si te la pasás soñando durante el día, desertarás de la realidad.
- Si hablas a tonta y locas, despilfarrarás tus pensamientos.
- Si accionas impulsivamente por cualquier tema, agotarás tus fuerzas.
Cada vez que te concentres en cada una de tus actitudes por insignificante que sea, sentirás que no estás sólo, tu pequeña obra se convierte en una obra gigantesca.

Anímate.

Si deseas tener una clase gratuita de meditación hace clic aquí o dirigite a la parte de servicios