Invócame y te ayudaré a ver.
Estamos en nuestro sillón preferido para realizar la meditación diaria de 3 minutos. Cuando te encuentres relajado, emergeré de tu interior para que juntos podamos efectuar este ejercicio.
Reflexiona lo siguiente: Deja de esforzarte por cualquier cosa y simplemente deja que las cosas se revelen.
No permitas que la inquietud te ate o te ciegue, invócame y entrégate, caminaremos juntos.
Visualiza como caminamos juntos y verás cada uno de los árboles pero también verás todo el bosque, irás comprendiendo los prodigios de la vida. Si al abrir tus ojos sigues junto a mi, verás que tu corazón, tu cerebro, todo tu cuerpo no podrán esconder el amor y la gratitud, porque se refleja para que todos lo vean.
Cuando estés en un estado de gozo y agradecimiento, atraerás hacia ti toda la abundancia del Universo.

Camina

Si deseas tener una clase gratuita de meditación hace clic aquí o dirigite a la parte de servicios