“Mujeres de 40 !!!”

Es justo en este momento de mi vida en que me rebela inevitablemente la percepción de esta realidad. Siempre tuve una actitud crítica en relación al machismo y al feminismo, tratando de ubicarme en un punto medio, que más tuviera que ver con la búsqueda de mi propia identidad y el desarrollo de mis inquietudes y aspiraciones que con embanderarme con posturas que, en definitiva, no eran mías.
Pera ahora, y quizás tenga que ver con estos tan mentados 40 años, me fastidia mucho más reconocer en otras mujeres la aceptación de un rol que otros pensaron para ellas.
Sumarme a la exigencia de tener un cuerpo maravilloso; o a la atención exclusiva de la familia; o a tener que demostrar doblemente mi capacidad en el trabajo por el sólo hecho de ser mujer, o hablar y discutir tan sólo de ropa o novelas o comida como si la neurona femenina estuviera apta únicamente para tales menesteres. . . . No, me niego !!! Ojo!!!. . . Si con cualquiera de estas situaciones o la suma de ellas, una mujer es feliz porque descubre que realmente satisface lo qu espera de la vida, Adelante Muchachas que la vida es una sola. Y no hay nada mejor, que hacer aquello, que descubrimos, que es para nosotras. Pero solamente si es una elección propia. . .
Sintiendo mis 40 como la bisagra de mi vida, aún no puedo ver con claridad que quiero hacer concretamente de ahora en más. Lo que si tengo claro es lo que NO QUIERO HACER DE AHORA EN MÁS !!!!. . . Y no quiero hacer cosas sólo por complacer a otros.. . .
Confieso que llegar a esta conclusión, tan obvia que parece, me costó y sigue costando aportar algunos dinerillos al la comunidad terapéutica de Buenos Aires. . . (Nuestros psicólogos agradecidos. . .)
Obviamente, como dije al principio, esto tiene múltiples causas y efectos que necesitarán algo más que una carilla para compartir. Pero ya como adelanto de lo que podemos seguir compartiendo. Porque indudablemente, creo que el desafío en los tiempos que corren, es generarnos espacios comunes donde poder debatir, hablar, discutir, confrontar estas situaciones o reflexiones . . .
Lo que cada una de nosotras siente, lo sentimos todas . . .
O creyeron ser muy originales ????. . . .
Inés Castañon
arriba
Indudablemente es un tema que no se agotará en unas cuantas líneas. Mucho menos pretende ser esto aseveración acerca de lo que nos pasa a todas las mujeres de 40, sino sólo una aproximación al tema desde la propia experiencia. Y como el tiempo nos urge, (y más a las de 40 !!) aquí va. . .
Cada vez que alguien me insinuaba que cuando estuviera por cumplir la cuarta década iba a entrar en crisis, sólo sonreía y bromeaba al respecto. Es más, desde los treinta y pico, cuando me preguntaban la edad, yo contestaba "casi cuarenta", como si ya fuera un hecho.
Sin embargo, un mes antes de semejante acontecimiento, comencé a experimentar una angustia que me negaba a reconocer. Y como argumento esgrimía mil excusas; mi hija mayor decidió irse a vivir sola, los chicos ya están crecidos y no me necesitan tanto, tengo problemas en el trabajo, el dinero no me alcanza. . . En fin, de todo menos pensar que el hecho determinante era mi cumpleaños número 40. . .
Y necesité amigos pacientes y solidarios que se dispusieran a sentarse conmigo, a escucharme y compartir mis sentimientos. . . A pesar de que en general se sostiene que una mujer a los 40 está en la plenitud de su vida, nadie discutiría que la imagen que se espera de nosotras es la de unas diosas espectaculares, seductoras, vitales y eficientes en todos los ámbitos. En lo posible calladitas para cumplir el papel de "Bonsai" (acotadas y ornamentales) que alguien alguna vez pensó en nosotras.