“Bonsai: Arte Viviente”

Los japoneses definen filosóficamente al Bonsai como "una obra de arte viva, modelada por el hombre, para que la disfruten sus nietos cincuenta años después".
Literalmente, la palabra bonsai significa "árbol plantado en bandeja" (Bon, bandeja y Sai, árbol o planta).
En nuestro país se lo denomina árboles miniatura, y en realidad, de eso se trata.
Si bien los primeros en dedicarse a su cultivo fueron los aristócratas chinos - que lo tomaban como una dedicación de tiempo libre, durante la pacífica dinastía Ching - se estima que los monjes budistas, entre los siglos X y XI, los llevaron al Japón y allí se encargaron de su desarrollo y posterior divulgación en occidente.
En un principio, el cultivo efectuado por los japoneses estaba reservado a la nobleza y a los samurai, recién hacia fines del siglo XIX se extendió a toda la población. Sus hermosos ejemplares fueron exhibidos por primera vez en la Exposición Mundial de París del año 1878.
La filosofía oriental les daba un sentido espiritual y religioso, eran para ellos la armonía entre el cielo y la tierra, entre el hombre y la naturalezas, partiendo del principio de que "las verdaderas obras de arte son escaleras hacia el cielo".
En la era moderna, en que el progreso trajo aparejado los grandes conglomerados, agrupando a los habitantes en ciudades con espacios cada vez más reducidos, el cultivo o tenencia de estos pequeños arbolitos nos permite recrear la naturaleza dentro de nuestro propio hogar. Partiendo de una simple semilla de árbol, algunos conocimientos básicos, paciencia y un poco de cuidado, podemos llegar a tener una reporducción en escala reducida - y dentro de una maceta - de sus congéneres de los parques.
¿Por qué no intentarlo?
Osvaldo Raúl Sacco